De porteo, crianza y respeto en la era de redes sociales

Recientemente un grupo de madres porteadoras marchó hacia un centro comercial de Florida en señal de protesta hacia un acto de humillación pública a otra mamá y como apoyo hacia ella. 

Erica Kalnins cargaba a su hija de 5 años en una mochila ergonómica en una tienda de joyería de fantasía, cuyo gerente les tomó una foto a sus espaldas y la difundió en redes sociales externando su desacuerdo por la edad de la niña, considerándola demasiado grande para ser cargada.

La pequeña no se sentía bien en ese momento pero pidió detenerse a comprar unos brazaletes así que Erica hizo una parada rápida en la tienda con sus dos hijos, el más pequeño de 1 año, y posteriormente se sorprendió al descubrir la foto circulando en internet siendo motivo de críticas, burlas y opiniones de todo tipo. 
  
“Es completamente inaceptable que alguien haya tomado lo que hice al ir de compras con mis hijos y convertirlo en algo para causar heridas y dolor”, dijo Kalnins acerca de las críticas que recibió, “se trata de que nosotras como mamás queremos llevar a nuestros hijos cerca porque no serán pequeños por mucho tiempo. Queremos mostrar a la gente que cargar a los hijos no es una cosa rara, es completamente normal, nos gusta cargarlos porque a ellos les gusta estar cerca y así nosotras tenemos ambas manos libres, es una cuestión de sentido común. Podemos hacer las compras y ellos no dañan tu tienda”.

La lección principal es clara, llevar a los hijos cerca con portabebés (o no) es una elección de cada familia, nacida de los motivos que les funcionan y disfrutan, una elección que merece respeto, así como cada aspecto de nuestras maternidades… no tenemos que estar de acuerdo en lo que otros hacen, o dejan de hacer, para respetarnos. Si nuestros hijos necesitan afecto y cercanía, no hay razón ni edad para negarlo, y si el porteo es una de las muchas herramientas que podemos usar para proporcionárselos, qué maravilla, ya sea que tengan 5 días, 5 meses o 5 años. 

Pero también hay una lección más profunda… para esa vayamos a nuestro interior: en una era de auge de redes sociales donde tenemos cierta forma de escudarnos tras una pantalla, es fácil juzgar. Es fácil tomar una foto de un extraño en la calle y publicarla con el fin de señalar algo con lo que no estamos de acuerdo, es fácil tomar un pantallazo de una conversación o foto ajena en nuestros dispositivos y difundir lo que reprobamos. Es fácil no tener que dar la cara. Sin embargo, esto sólo demuestra que hay gente que prefiere gastar sus energías en criticar y juzgar a los padres y madres de familia que crían a las siguientes generaciones; es difícil dejar de emitir juicios y ordenar los pensamientos que corren por nuestras cabezas antes de opinar, pero tenemos que ocuparnos de lo nuestro. A menos que un niño corra un riesgo REAL e inminente, si no compartimos el punto de vista del otro en su forma de crianza o en lo que sea, ¿no será mejor mantenernos al margen o buscar una forma menos agresiva de expresarnos? 

La regla de oro: trata a los demás como quieras que te traten, brinda apoyo si está en tus manos darlo, regala una sonrisa empática a falta de palabras, piensa en un comentario amable o simplemente no digas nada si es que no hay nada bueno que decir. Todos estamos en el mismo tren de la crianza, y no es fácil el recorrido, construyamos comunidad entre nosotros.

¡Feliz crianza, feliz porteo! 
-eu
______________________

Reportaje del suceso (en inglés): 

http://youtu.be/qmrpBYYDrpQ

Anuncios

Aprender a cargar a tu bebé: un mundo de posibilidades

porteo, aprender a cargar a tu bebé
Hay muchas razones para aprender a usar correctamente un portabebé.
  • Puede ser que te guste arrullar a tu hijo en brazos y quieras hacerlo de forma más sencilla y cómoda.
  • O que quieras realizar tus actividades diarias y a la vez mantener a tu bebé tranquilo y viendo lo que pasa a su alrededor desde tu misma perspectiva.
  • O que tras regresar de una larga jornada de trabajo quieras fusionarte con tu hijo en un cálido abrazo y decirle cuánto lo extrañaste.
  • O quizás quieras dejar un día la carriola en casa o ir a algún lugar donde ésta no entra tan fácilmente.
  • O tal vez busques un aliado para hacer la lactancia o siestas más cómodas.
  • Puede ser incluso que tu bebé, como muchísimos otros (¡y es normal!), se rehúse fervientemente a estar más de unos contados minutos sin contacto contigo y tú sientas que necesitas algo que te regrese un poco de paz.
  • O que simplemente ambos disfruten la cercanía y tú quieras tener a tu bebé pegadito pero al mismo tiempo tener las manos libres para jugar con su hermano mayor, o para prepararte un bocadillo o lavar los platos.
  • Puede ser que necesites cargar a tu recién nacido, o a tu bebé que va creciendo pero aún no camina, o a tu ‘toddler’ explorador que pide brazos cuando se cansa de descubrir el mundo, o a tu niño pequeño que de vez en cuando quiere apapacho cargado.
Los motivos son muchos, y claro, son muy particulares en cada familia.

Ya sea que decidas cargar a tu bebé diario y todo el tiempo posible, o un ratito para salir a dar un paseo o hacer una compra, u ocasionalmente para un viaje o motivo especial, es básico contar con apoyo para encontrar el tipo de cargador que se adapte a tus gustos, necesidades y presupuesto; y además de eso, saber ajustarlo y usarlo adecuadamente. Un portababé utilizado de forma correcta permite cargar a los pequeños por ratos prolongados de forma segura y sin ningún dolor ni incomodidad, distribuyendo el peso y respetando la posición fisiológica del bebé o niño; de esa forma, la experiencia se vuelve placentera para ambos y sea cual sea el costo de tu portabebé o incluso si lo haces tú misma, será realmente una buena inversión a la que le saques todo el provecho.

La práctica de cargar a tu bebé, o porteo, ofrece un mundo de posibilidades. Desde el tradicional rebozo mexicano, pasando por fulares y bandoleras, hasta cargadores con cierta estructura como un mei tai o mochila ergonómica. Puedes llevar a tu bebé al frente, a la cadera o a la espalda, tomando en cuenta su edad y desarrollo y las características y posibilidades del cargador, así como tu propia experiencia y confianza.

Y aunque llevar a los hijos cerquita es algo instintivo, para navegar entre todas las posibilidades actuales es importante informarse desde un inicio: buscar recursos y fuentes confiables tanto presenciales como virtuales, compartiendo experiencias con otras familias que porteen, probando diferentes opciones antes de adquirir un cargador propio, investigar de todo un poco y aclarar dudas para tener el panorama lo más completo posible antes de comenzar la hermosa aventura de cargar, llevando a los hijos contra el cuerpo como lo han hecho nuestras madres, abuelas y miles de familias a lo largo de la historia y a través de las culturas.

 El porteo no es una moda, es una bella tradición milenaria que podemos recuperar si consideramos que nos resultará muy útil, práctica y hasta divertida en el sinuoso y a la vez maravilloso trayecto de la maternidad-paternidad.
¡Feliz porteo!
-e


Acércate a nuestra comunidad de porteo en México, te apoyamos a encontrar el camino hacia la aventura de llevar a tu bebé cerquita del corazón.

Información de utilidad para comenzar:

Los beneficios del porteo o babywearing

La posición de ranita o en “M”

Consideraciones de seguridad para el babywearing

Erika Hoffman y el porteo moderno. Todo empezó con un rebozo mexicano

Erika Hoffman
(Alemania, 22 mar 1937 – 15 feb 2015)

En sus palabras, “los portabebés promueven el desarrollo del bebé a través del contacto cercano, y ofrecen una sensación de seguridad. Rechazamos la idea de que se puede malcriar a los niños por tener mucho contacto. Además, siempre digo que con los fulares el día a día se vuelve mucho más sencillo”.

IMG_2175-0

Pionera del porteo moderno. Al ser madre de 4, tener ambas manos libres era esencial. Amistades le regalaron un rebozo mexicano tras un viaje al país, y al aprenderlo a usar para cargar a sus gemelas, descubrió la habilidad de moverse libremente y atender a su familia al mismo tiempo.

Una fotografía de Erika cargando a su hija Lisa a la cadera apareció en un periódico local y causó revuelo. La invitaron a ser fotografiada para la revista Stern, lo que marcó un parteaguas para el porteo en Alemania y posteriormente en el mundo occidental, inspirando a nuevas madres, y con médicos y parteras recomendando el uso de portabebés.

Fundadora de la marca de fulares y portabebés Didymos (“gemelos” en griego) a finales de 1972 tras una exhaustiva búsqueda de materiales libres de químicos, telares y equipo de trabajo que pudieran garantizar la más alta calidad en sus productos. Los primeros modelos de fulares que se lanzaron fueron Tom, Anna, Lisa y Tina, nombrados como cada uno de sus hijos. Junto con sus asistentes, desarrolló nuevas formas de utilizar los fulares, dando origen a varios amarres.

El negocio se mantuvo pequeño mientras sus hijos eran pequeños. Al cumplir 15 años las gemelas, la estrategia comercial se expandió. A finales de los años ’90, Didymos tenía ya más de 40 modelos e incluso una línea de ropa para bebés y niños. Actualmente se cuentan por cientos los modelos de fulares lanzados por la marca. Sus hijas eventualmente se hicieron cargo del negocio.

Descanse en paz una gran mujer que aportó tanto a renaturalizar la crianza natural en un mundo moderno, facilitando la vida de muchas familias.

Cómo doblar una mochila ergonómica

La mochila ergonómica es un cargador sumamente práctico y cómodo, con una gran variedad de marcas y diseños disponibles en el mercado, y cada vez más fácil de conseguir en México. Poco a poco la mochila (junto con el resto de portabebés ergonómicos) va desplazando al canguro como una alternativa mucho más adecuada para cargar a los pequeños.

IMG_7430.JPG Es un portabebé buscado por muchas familias por su facilidad de uso: un brochecito por aquí, un ajustito por acá y listo. Al ser un portabebé con cierta “estructura”, muchas veces al momento de quitárnosla o de no usarla, la mochila termina aventada en un rincón de la casa o coche, como decoración encima de algún mueble o guardada en un cajón para que no estorbe. A diferencia de un rebozo o fular que por ser lienzos de tela se pueden doblar sin mayor complicación, con una mochila la tarea de doblado y guardado aparentemente no es tan fácil… pero la buena noticia es que sí lo es, de hecho es un proceso muy sencillo y rápido y a continuación te mostraremos cómo hacerlo. PASO 1 Sobre una superficie plana extiende la mochila. Para comenzar a doblarla, tiene que estar con la parte interna viendo hacia ti, tal como si te la fueras a poner para cargar a tu bebé. IMG_7421.JPG PASO 2 Dobla los tirantes hacia adentro sobre la parte superior del panel, rectos y horizontales, paralelos al cinturón. Hay marcas de mochilas que tienen broches en la parte inferior del tirante, si deseas puedes desabrocharlos para que cada tirante quede completamente extendido sobre el panel. Si los tirantes no tienen broche, o si prefieres no desabrocharlos para agilizar el siguiente uso, puedes doblarlos a la mitad como se ve en la imagen. IMG_7422.JPG PASO 3 Tomando ambos tirantes y el panel al mismo tiempo, enrolla hacia abajo el paquetito, lo más apretado que puedas. Baja hasta que el rollo quede sobre el cinturón. Si las cintas de ajuste de los tirantes sobresalen por fuera del panel, mételas dentro del rollo. IMG_7423.JPG PASO 4 Una vez que tengas toda la mochila en un rollo, cierra el broche del cinturón, seguramente será necesario jalar la cinta para apretar hasta el mínimo y que quede compacta. IMG_7424.JPG ¡Listo! Ya puedes guardar la mochila para su siguiente uso sin que ocupe mucho espacio, o puedes transportarla metiéndola a tu bolsa, atorándola en la correa de tu pañalera, etc. o se puede llevar sola en la mano muy fácilmente ya que queda como asa. IMG_7432.JPG Y como nota al margen, si tu hijo o hija sube y baja constantemente de la mochila, o si quieres tenerla siempre lista para su uso durante el día, la opción de “delantal” es lo tuyo: el cinturón siempre abrochado con el panel colgando, así no cargas la mochila ni te preocupas por dónde dejarla mientras tu bebé no es porteado. Una vez que termine el día o el paseo, puedes doblar y guardar tu mochila. IMG_7429.JPG ¡Feliz porteo! *Eu*

Semana Internacional de la Crianza en Brazos (porteo) 2014 en CargArte

IMG_3506.JPG

¡Estamos de fiesta! Comenzamos la Semana Internacional de la Crianza en Brazos (“babywearing” o porteo) 2014, con el lema “Comparte la Aventura”, organizada por Babywearing International.

Se trata de compartir, en primer lugar, con nuestros pequeños: compartimos un amoroso vínculo al llevarlos cerca, cargándolos contra el cuerpo con ayuda de un cargador de tela suave, colmándolos de cariños y satisfaciendo su necesidad básica de contacto, tan importante para su desarrollo como su necesidad de alimento o sueño. Compartir también con el mundo las razones por las que amamos el porteo, cómo nos ha facilitado la ma-paternidad y cómo se ha convertido en una valiosa herramienta de crianza, y cómo nos ha permitido vivir numerosas aventuras. Rescatar tradiciones (¡vivimos en el país del rebozo!), recordar que el porteo no es algo nuevo, que todas las culturas a lo largo de la historia han utilizado algún tipo de portabebé. Revalorar y escuchar el instinto que desde el corazón nos llama a cargar a nuestros bebés y niños sin creer en los difundidos mitos acerca de “embracilar” o “malcriar”. Se trata también de difundir las prácticas para un porteo seguro y ergonómico con la diversidad de cargadores existentes, de compartir lo que sabemos al respecto y estar abiertos a aprender lo que desconocemos hasta el momento.

¡Celebremos entonces! En CargArte México les deseamos una feliz semana y feliz porteo. Estén pendientes de la información que estaremos publicando en nuestra página de facebook.

– Eu –

¿Por Qué Recomiendo los Fulares Rígidos Sobre Otros Tipos de Cargadores?

IMG_0692.JPG

Sin duda, la pregunta más frecuente que recibimos en CargArte es para ayudar a una mami a decidir qué tipo de cargador le conviene. Aunque las opciones son relativamente limitadas (rebozos, fulares, bandoleras o ring slings, mei tais y mochilas ergonómicas constituyen las opciones ergonómicas disponibles), las listas de pros y contras parece infinita, lo cual únicamente ayuda a una mayor confusión para quien por primera vez se adentra en el mundo del porteo. Dentro de nuestro mismo equipo cada quien tiene su tipo de cargador favorito. Es claro, como diría mi abuelita, que en gustos se rompen géneros y yo en lo particular estoy enamorada de los fulares.

Aún recuerdo mi primer fular: un elástico precioso de la marca Lovey Duds. Lo vi muchos años antes de embarazarme y fue lo primero que compré cuando supe que había bebé en camino. Esperé pacientemente a que me llegara por correo (aquí también aclaro que soy asidua a las compras por internet) y cuando llegó, mi sorpresa fue enorme. ¡Eran metros y metros de tela! Sentía que me ahogaba. Estaba convencida de que algo estaba mal. Seguramente una tela cuya misión era envolver confortablemente a mi bebé no podía irse arrastrando por el piso durante el proceso del amarre… ¿o sí?

IMG_0670.JPG

Inmediatamente me puse a investigar. Busqué videos en YouTube, me dediqué a buscar información en distintos foros como BabyCenter y eventualmente, llegué a la Meca virtual del porteo: TheBabyWearer.com. No lo podía creer. Nunca había pensado que existiera toda una subcultura del porteo, donde mujeres de todos los rincones del planeta se daban reunión para discutir los pros y los contras de distintos tipos de cargadores, analizaban minuciosamente el gramaje de los distintos fulares y publicaban fotos y tutoriales de mil y un modos distintos de amarrar un fular, un mei tai, o una bandolera.

Aquí fue también donde sufrí mi primer desengaño. Aprendí que mi fular elástico no nos duraría para siempre, que conforme mi bebé fuera creciendo, el elástico iría dando de sí, se comenzaría a encajar y se volvería incómodo. ¿La solución? Un fular rígido. No voy a mentir, me enojó mucho el darme cuenta que mi lindísimo elástico había sido una inversión innecesaria. Con todo y que nos funcionó muy, muy bien, el dinero que gasté al comprarlo podría haberse ido a financiar el fular rígido. Porque esa fue mi segunda sorpresa: ¡los precios! En aquellos entonces un fular talla 6, que es el largo más recomendado para principiantes, rondaba los $100 dólares más los gastos de envío a México. Vamos, esto era una pequeña fortuna. Y esto tratándose de los “normalitos”de algodón, nada de ediciones limitadas o fibras exóticas. Pero bueno, convencida de que esto nos iba a convenir a largo plazo, me animé y pedí mi primer fular rígido, un Girasol Snow Rainbow.

IMG_0674.JPG

No pasó mucho tiempo para que me enamorara de la versatilidad de mi fular. Era más cómodo que el elástico ya que debido a que la tela no estiraba, me daba mucho más soporte y no se sentía el peso de mi bebé. Él podía pasar horas cómodamente acurrucado contra mi pecho y yo tenía las manos libres para poder hacer todo lo que necesitaba. Y cuando aprendí a cargarlo en la espalda, mi mundo cambió. Mi bebé iba feliz porque podía ver todo lo que sucedía a su alrededor y yo estaba feliz por lo cómodo y práctico que resultaba. Experimenté con fulares de todos los largos, incorporé el uso de anillas para complementarun amarre y aprendí distintos tipos de nudos para hacer que un amarre resultara más cómodo.

La versatilidad que ofrecen los fulares es única. Ningún otro cargador te proporciona tantas opciones ni te ofrece una experiencia de porteo tan personalizada. ¿Tienes hombros sensibles? No hay problema, puedes intentar un amarre con un nudo al pecho para no cargar con los hombros. ¿A tu bebé le gusta ver lo que pasa a su alrededor? Puedes optar por un amarre donde su cabecita quede bien arriba por encima de tu hombro para que no pierda detalle de todo lo que pasa. ¿Acaso es más tímido? Un amarre a la cadera le va a permitir ver lo que pasa a su alrededor mientras que le da la opción de refugiarse en tu cuerpo si hay demasiados estímulos. ¿Hora de comer? Un amarre al frente te permite amamantar o darle el biberón.

IMG_0671.JPG

Como mencioné anteriormente, los fulares rígidos se venden por “tallas” según el largo. Esto permite adecuar y personalizar aún más tu experiencia de porteo según tus necesidades. Los fulares largos son perfectos para amarres de varias capas, los cuales son ideales para amarres al frente con bebés pequeños, amarres a la espalda con bebés grandes ya que las múltiples capas proporcionan más soporte y hacen que el amarre sea más cómodo para el porteador, y para amarres con nudos al pecho, para quienes tienen hombros sensibles. Los fulares cortos son perfectos para quienes tienen niños que comienzan a caminar y que suben y bajan con frecuencia. También son perfectos para viajes cortos porque son muy prácticos y casi no ocupan espacio en una bolsa o pañalera. Los fulares de largo medio son el equilibrio perfecto. Proporcionan una gran variedad de amarres en todas posiciones con un largo mucho más manejable que resulta más fácil mantener alejado del piso (porque seamos honestos, sin importar que tan a la idea te hayas hecho, ¡a nadie le gusta andar arrastrando su fular!).

Debido a la variedad de amarres y posiciones un fular rígido también es perfecto para que lo usen diferentes personas ya que siempre conseguirán el ajuste perfecto y los diferentes tipos de tela y amarres que existen te da muchas opciones según el clima en el que vivas. Y ni qué decir de los variados usos “extras”que se le pueden dar a un fular. Los míos han sido usados de cobijas, manteles de día de campo, columpios, hamacas, tiendas de campaña, chales, bufandas…

IMG_0672.JPG

Por otro lado, no todo es miel sobre hojuelas. Todas la ventajas que tienen los fulares también tienen un precio. De todos los cargadores, los fulares rígidos son los que tienen una mayor curva de aprendizaje. Parece sencillo, pero es fácil sentirse abrumada por metros y metros de tela. También hay que tener en cuenta la calidad. Los buenos fulares no son baratos, son una inversión pero que con los cuidados adecuados pueden durar en perfecto estado por muchos, muchos años y servir con todos los bebés que decidas tener.

Y bueno, ahí lo tienen. Mis razones por las que el fular es el rey de los portabebés.

IMG_0699.JPG

Texto original de Elizabeth Carrero Labastida para CargArte

Fulares elásticos: Características, ventajas y desventajas

Por: Nahieli Greaves para CargArte

IMG_0027.PNG

Últimamente los fulares elásticos han gozado de gran popularidad. En este post te decimos cómo identificarlos, cuáles son sus ventajas y desventajas y cómo elegir un buen fular elástico.

¿Cómo saber si tu fular es elástico o rígido?

1. Para saber si la tela de tu fular es elástica o rígida debes ver muy de cerca cómo está tejida. ¿Se ven lazadas como las que se utilizan en tejido de punto? Mira de cerca una playera y verás que el tejido consta de pequeñas lazadas unidas unas a otras. Esto se debe a que un hilo muy largo (o un estambre) se va tejiendo sobre sí mismo muchas veces, lo que forma el patrón del tejido de punto o elástico. Por otro lado, en los fulares rígidos se utilizan muchos hilos que se entrecruzan, formando ángulos rectos entre los hilos. Mira por ejemplo una manta de algodón, verás pequeños cuadros que se deben a la forma como se entretejen los hilos. Es importante aclarar que aunque muchos fulares elásticos contienen un porcentaje de elastano, no significa que un fular 100% de algodón sea rígido, eso lo determina el tejido del que está hecho, si es tejido de punto es un fular elástico.

IMG_0032.JPG

2. También puedes hacer una prueba de estiramiento: Las telas de punto o elásticas estiran a lo ancho, principalmente, y también a lo largo. Para que lo imagines mejor piensa cómo se ensanchan los puntos de un suéter tejido al jalarlos horizontalmente y verticalmente. En un fular rígido, al jalar horizontalmente y verticalmente estás jalando en la dirección hacia donde van los hilos, que no son elásticos, por lo que estas telas casi no estiran horizontal ni verticalmente. Sin embargo, si las estiras diagonalmente sí tienden a tener algo de elasticidad, los cuadritos que se forman entre los hilos se transforman momentáneamente en rombos. Inténtalo con un trozo de manta de algodón.

3. Las telas elásticas en general son más resistentes a las arrugas que las telas rígidas.

IMG_0051.JPG

¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de los fulares elásticos?

Ventajas:
1. Son muy suaves desde nuevos y no necesitan “domarse” o suavizarse
2. Son cómodos para bebés pequeños
3. No se arrugan
4. Se ajustan fácilmente a porteadores de distintas tallas
5. Generalmente son más económicos y fáciles de conseguir que los fulares rígidos

Desventajas:
1. Su elasticidad hace que no soporten mucho peso. Aunque muchos vendedores argumentan que pueden cargar hasta 15 kg, esto no necesariamente es cierto para fulares elásticos que llevan varias lavadas. Su límite de peso real va entre los 7 y 10 kg, dependiendo de la calidad, grosor, densidad y elasticidad de la tela.
2. La tela tiende a deformarse permanentemente con el uso, por lo que su durabilidad no es tan larga
3. No se pueden hacer amarres a la espalda
4. No se pueden revender cuando ya están usados
5. Pueden llegar a ser calurosos dado que los amarres que se realizan con ellos son de varias capas.

IMG_0025-0.JPG

¿En qué debo fijarme al comprar un fular elástico?

Al comprar un fular elástico se debe estar consciente de que son para bebés pequeños, generalmente menores de tres meses, aunque depende del peso de cada bebé. Estos fulares no servirán para cargar a bebés mayores ni permitirán hacer amarres a la espalda, ya que su elasticidad hace que no sostengan al bebé tan firmemente.

Para comprar un fular elástico debes considerar lo siguiente:

1. Debe tener mínimo 50 cm de ancho, aunque es preferible que sean más anchos.
2. Los bordes deben estar dobladillados, no terminados en overlock (es decir, solamente con una costura por la orilla)
3. El largo debe ser aproximadamente 4.5 m
4. La tela no debe transparentarse mucho a contraluz, debe sentirse densa, gruesa.
5. Deben estirar únicamente en una dirección. A esto algunos vendedores le llaman “semielástico”, pero realmente son elásticos y tienen las mismas ventajas y desventajas mencionadas anteriormente.

IMG_0030.JPG

Así que ahora que ya sabes más sobre fulares elásticos podrás tomar una mejor decisión en tu compra. En un próximo post hablaremos sobre los fulares rígidos para que conozcas más herramientas de porteo.

¡Feliz porteo!