Otro simple trozo de tela

En Mali, las mujeres cargan a niños muy pequeños en el torso, con un lienzo rectangular parecido a un pareo llamado Kanga. En este video, el bebé duerme mientras las mujeres muelen el grano y cantan.

¡Nos vemos en la reunión de mañana!

Un simple trozo de tela

Hablemos de soltura y sencillez; lo que logra la práctica. El bebé está relajado porque conoce el proceso, y la economía de movimientos de la mamá es asombrosa. Mamá y bebé seguros y contentos. : )

Más fotos con pequeños a cuestas, en esta ocasión con más madres modernas. No me canso de ver estas fotos, me hace sentirme unida a todas estas otras personas que han descubierto la belleza y utilidad de llevar a nuestros bebés tan cerca. Miles de años de instinto no pueden estar equivocados.

Un simple trozo de tela

Encontré esta impresionante colección de portabebés en todo el mundo en flickr. Me gustó tanto que voy a incluir la presentación permanente en el formato del blog, ¡pero también la voy a pegar aquí! Lleva un rato verlas todas pero prometo que vale muchísimo la pena. A mí me emociona ver tantos ejemplos del mismo deseo que siento de llevar a mi momito conmigo, replicados en tantas culturas distintas y con tantos métodos.

Me divierte ver tantos niños con sus hermanitos puestos, es muy raro hoy en día ver a niños cargando a bebés pequeñitos. Sin embargo en muchos sitios los hermanos mayores son los que se ocupan y llevan a los más pequeños mientras mamá hace otras cosas. Esto crea un lazo del cual tal vez carecen los hermanos más modernos.

Además me impresiona lo incómodos que se ven algunos de estos cargadores, y lo contentos que se ven los portadores. Si yo tengo la menor arruguita en la espalda del rebozo, ya se me viene encajando; si traigo la tira demasiado cerca del cuello, me duele a los cinco minutos. ¡¿Cómo pueden estas personas cosechar el té durante 12 horas de jornada con esos mei tais de correas delgadísimas y cruzadas todas chuecas?! Me queda claro que son mucho más fuertes que yo.

Sin embargo tambíén me siento cerca de ellos porque a mí también me gusta llevar a mi bebito.

Semana Internacional del Porteo en Brazos (Babywearing) alrededor del Mundo

En Hungría

¿Qué es eso? Miren con atención… ¡es el portabebé más largo del mundo! Para arrancar con las celebraciones en la Semana Internacional del Porteo en Brazos 2009 en Hungría, los amantes del babywearing en la ciudad de Budapest sostuvieron sus fulares extremo contra extremo sobre un puente que cruza el Danubio. ¡Las telas cubrieron todo el ancho del río!

En Moldova

Los portadores de bebés en Moldova organizaron una preciosa exposición fotográfica. Pueden ver el montaje que se hizo de las imágenes aquí, junto con una demostración del nudo de canguro a la espalda con un fular. Encuentren la exposición completa en línea en www.closenoughtokiss.net.

Los babywearers de Moldova celebraron el prosop, su tela nacional para cargar –descrito por la organizadora Geta Rascuic como un “manto de gitana”– con la organización de una clase maestra sobre el porteo con el prosop y un desfile de modas en un centro comercial. Pueden ver aquí el video del desfile de modas.

En Rusia

Vean cómo los miembros de Baby Carriers Downunder se ponen a sus bebés en la espalda con fulares portabebés y mei tais para dar un paseo por la bulliciosa ciudad de Brisbane. ¡Podrán observar muchas técnicas de porteo excelentes en este video!

artículo original en: http://babywearinginternational.org/pages/ibw09features.php

¿Por qué cargARTE?

Querido Bebé San:

Yo elegí cargarte porque desde el principio a mí me pareció lo más natural. Eres mi bebé, me necesitas para todo, no sólo para comer sino para darte calor, para lavarte o moverte cuando estás incómodo, para ver, oír, sentir lo que pasa a tu alrededor. Por supuesto que tengo que llevarte conmigo tanto tiempo como pueda, si no ¿cómo ha de ser? Mi rudimentario instinto de madre no me permite otra cosa.

Claro que es muy útil tener una sillita donde dejarte por corto rato, un tapetito de juegos para que te estires y te retuerzas, un columpio que te recite poesía; pero desde que estaba embarazada ya me parecía que con todo y estas ayudas iba a pasar mucho tiempo contigo en brazos. Que tenía que diseñar un modo para que pudiera siempre llevarte conmigo, cargarte, sin que ninguno de los dos se lastime ni se canse, y descubrí que existe un mundo enorme, una inmensa tradición, toda una cultura ancestral de mujeres que han debido ingeniar algún sistema para llevar a su cariñito con ellas en sus actividades diarias.

En nuestra cultura las mujeres usan rebozo, pero en todos los países, culturas, y lugares del mundo, las madres desarrollaron algo parecido. Un simple trozo de tela que se utiliza en distintas formas para envolver al niño y cargarlo en la espalda, en la cadera, o al frente. Con el tiempo han evolucionado y han adoptado diversas formas, pero ésta es la esencia; el uso de un método sencillo para resolver una necesidad perentoria y universal.

Conforme más he aprendido de esta tradición, más me convenzo de que es todo un arte; es un concepto sencillo pero se ha diversificado en un millar de matices y detalles, distintos tejidos, métodos, usanzas y costumbres. Aprenderlo es apasionante, pero lo más maravilloso ha sido disfrutar sus beneficios, puesto que ha hecho que cargarte día ha día para mí sea natural, como lo es darte mi leche, arrullarte por la noche, o sonreír cuando tú me sonríes.

Cargarte es hermoso porque compartimos tanto. Cubrimos kilómetros juntos, te muestro los pájaros, llevamos sombrero y luego paraguas, por ratos miras por encima de mi hombro y con frecuencia duermes, juegas con mi cadena o coqueteas con la chica a mi lado en el metro. Te puedo llevar contra mi pecho y jugar al mismo tiempo contigo mientras esperamos en la fila del banco. A veces me siento como un fenómeno de dos cabezas que ronda la Ciudad de México, y me imagino que veo el mundo por tus ojos. A veces no es tan difícil cuando veo casi todas tus reacciones, porque te tengo a la distancia de un beso.

He empezado este blog porque me gustaría compartir lo que he aprendido contigo. Creo que esta ciudad adora a sus bebés y le encanta cargarlos pero tal vez hemos olvidado un poco sobre este antiguo arte del rebozo, quizás por considerarlo anticuado, pero hoy en día existen muchas opciones aparte del típico y podemos aprender juntos. Las recompensas sin infinitas.

Por todo esto quiero cargarte, y todos los días te doy las gracias por ir conmigo. Te amo, pequeño.

Tu mamá Gaby, Gaviota, Gavilán, Gaba, Gabichi, Momichi.

Si llegaste a mi blog por interés en el tema, por recomendación, o sólo por casualidad, gracias por leer y ¡bienvenidos! En este espacio pienso incluir descripciones básicas de cargadores y posiciones, videos, artículos, y otros materiales y jolgorio mental que me lleguen durante mi aprendizaje. Por favor dejen sus comentarios, preguntas, sugerencias o quejas, ¡se vale!