Cómo doblar una mochila ergonómica

La mochila ergonómica es un cargador sumamente práctico y cómodo, con una gran variedad de marcas y diseños disponibles en el mercado, y cada vez más fácil de conseguir en México. Poco a poco la mochila (junto con el resto de portabebés ergonómicos) va desplazando al canguro como una alternativa mucho más adecuada para cargar a los pequeños.

IMG_7430.JPG Es un portabebé buscado por muchas familias por su facilidad de uso: un brochecito por aquí, un ajustito por acá y listo. Al ser un portabebé con cierta “estructura”, muchas veces al momento de quitárnosla o de no usarla, la mochila termina aventada en un rincón de la casa o coche, como decoración encima de algún mueble o guardada en un cajón para que no estorbe. A diferencia de un rebozo o fular que por ser lienzos de tela se pueden doblar sin mayor complicación, con una mochila la tarea de doblado y guardado aparentemente no es tan fácil… pero la buena noticia es que sí lo es, de hecho es un proceso muy sencillo y rápido y a continuación te mostraremos cómo hacerlo. PASO 1 Sobre una superficie plana extiende la mochila. Para comenzar a doblarla, tiene que estar con la parte interna viendo hacia ti, tal como si te la fueras a poner para cargar a tu bebé. IMG_7421.JPG PASO 2 Dobla los tirantes hacia adentro sobre la parte superior del panel, rectos y horizontales, paralelos al cinturón. Hay marcas de mochilas que tienen broches en la parte inferior del tirante, si deseas puedes desabrocharlos para que cada tirante quede completamente extendido sobre el panel. Si los tirantes no tienen broche, o si prefieres no desabrocharlos para agilizar el siguiente uso, puedes doblarlos a la mitad como se ve en la imagen. IMG_7422.JPG PASO 3 Tomando ambos tirantes y el panel al mismo tiempo, enrolla hacia abajo el paquetito, lo más apretado que puedas. Baja hasta que el rollo quede sobre el cinturón. Si las cintas de ajuste de los tirantes sobresalen por fuera del panel, mételas dentro del rollo. IMG_7423.JPG PASO 4 Una vez que tengas toda la mochila en un rollo, cierra el broche del cinturón, seguramente será necesario jalar la cinta para apretar hasta el mínimo y que quede compacta. IMG_7424.JPG ¡Listo! Ya puedes guardar la mochila para su siguiente uso sin que ocupe mucho espacio, o puedes transportarla metiéndola a tu bolsa, atorándola en la correa de tu pañalera, etc. o se puede llevar sola en la mano muy fácilmente ya que queda como asa. IMG_7432.JPG Y como nota al margen, si tu hijo o hija sube y baja constantemente de la mochila, o si quieres tenerla siempre lista para su uso durante el día, la opción de “delantal” es lo tuyo: el cinturón siempre abrochado con el panel colgando, así no cargas la mochila ni te preocupas por dónde dejarla mientras tu bebé no es porteado. Una vez que termine el día o el paseo, puedes doblar y guardar tu mochila. IMG_7429.JPG ¡Feliz porteo! *Eu*

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s